hola! bienvenidos

martes, 27 de octubre de 2009

Sucedáneo

.


Vive la vida según se te ofrece, estando siempre lo mejor posible y serás feliz.
.
No pienses en lo que debería ocurrir o lo que desearías que fuera, por más que pienses y más vueltas que le des tienes que acabar aceptando lo que hay. Puedes fantasear … ilusionarte, pero sólo si esto te hace la vida más llevadera … no para amargarte de lo que pudo ser y se quedó en el camino.
.
No esperes demasiado de nada ni de nadie y te parecerá un autentico regalo hasta la sonrisa o los buenos días de cualquier desconocido.
.
Es malo acostumbrarse a lo bueno … cuando lo pierdes o baja el grado de bondad sufres mucho pero imagino que todo será cuestión de tiempo, te amoldarás a todo; también puedes buscar cosas que lo sustituyan … si no recibes suficiente cariño de donde creías lo tenías seguro … busca sucedáneos, parece mentira pero te ayuda por lo menos a no perder la autoestima y a mantenerte a flote.
....
Yo, ese complemento, lo he encontrado en el trabajo ayudando, en lo que puedo, a los pacientes y a los compañeros, sobre todo a los que presiento que tienen algo que los hace sufrir y los martiriza, algo que los hace negarse a si mismos. Después de hablar con ellos, me alegro mucho cuando por sus actos intuyo que se sienten ya alguien especial a pesar de que otros se hayan empeñado en excluirlos y marginarlos. Cuando dejan de tachar insistentemente su nombre y empiezan a lucir su recien hallado “YO”, mirandome con una sonrisa abierta, me siento recompensada.
.
Trabajando con la gente llegas a la conclusión que por encima de estatus, intereses, titulaciones, sexo, edad, cultura, ideales, posiciones y demás zarandajas lo verdaderamente importante es la consideración con el otro, el trato personal y humano que todos, al fin y al cabo creo que nos merecemos y agradecemos .
.
Tengo una anécdota con un paciente que me llena de ternura.
.
Es un anciano al que tengo cariño porque me recuerda a mi abuelo materno. Es un señor de buen porte, alto y bien plantado, fue trabajador de RENFE, desempeñó algún cargo que lo hizo estar bien relacionado y te cuenta batallitas de sus buenos tiempos. En sus conversaciones siempre habla de su familia, sobre todo de su esposa a la que ayuda en las cuestiones domésticas de mil amores y de sus nietos de los que insiste sólo vienen a asaltar la despensa y acabar con el jamón. Es muy afable y sonriente, se nota que de joven tuvo que ser muy atractivo … pero el tiempo no pasa en balde y la mente ya presenta lagunas que hacen que se repita y olvide las cosas, por eso lleva su memoria de bolsillo, una pequeña libreta donde apunta, con grandes letras, nombre y apellidos, direcciones, teléfonos de interés, datos que le puedan sacar de algún apuro …
.
Un día se presentó a buscar cita como siempre. Al vestirse no recordó que en estas cuestiones el orden de los factores si que altera el producto y esta vez la corbata se la había puesto directamente sobre el cuello antes de colocarse la camisa, nadie le avisó de nada. Le atendí amablemente y cuando acabe le propuse:
- “José , siéntese allí (señalé la fila de sillas frente al mostrador) que le tengo que decir una cosilla” …
- “Sí, sin mayor problema, lo que tú quieras.”
Me dirigí a él preguntando:
-”¿Le importa que le arregle el cuello de la camisa y la corbata?”
-”No me he fijado.” Me dice sonriendo …
-”No pasa nada yo se lo arreglo”…
Sin perder la sonrisa y muy amablemente, como para no molestarme, me dice:
-”Yo tengo mujer” …
A lo que contesté riendo abiertamente:
- “Ya lo sé, José, sé que está usted casado.”
Me hubiese gustado abrazarlo, pero me dominé. El hombre no quería que me hiciese ilusiones. El abuelo perdía la cabeza, pero era fiel y firme en sus principios. ¡Vaya HOMBRE!.
.
Siempre me consideró muy bien, desde aquel día también supo que lo cuidaba y lo quería y a pesar de su alzheimer no perdía la ocasión de recordarlo cada vez que nos visitaba, las últimas ocasiones acompañado de su hijo. Los hay agradecidos.
.
Su salud se ha deteriorado mucho, ya no sale y cualquier día pasará a ser sólo un dulce recuerdo en mi memoria.


Almería, 19 de Febrero de 2008

31 comentarios:

Baruk dijo...

Una buena reflexión la de no pedir a la vida aquello que puedes encontrar por ti mismo.

Una dulce historia la del viejecito.

Un beso Pilara

Malvís dijo...

Suceda, o n(e)o, suceda, creo que lo importantes es trabajar y potenciar esas aptitudes internas que permiten ser feliz. Porque no existe una fórmula única ni uniforme a todos que garantice la felicidad, explorar meandros es, a veces, la forma de no abandonarnos en la incesante búsqueda del innato deseo de su consecución. Y que puede resultar tan gratificante en el aspecto personal como sumergirte en el río principal. Lo importante es no perder el tiempo en ramblas secas.

Pero no te vayas a creer, Pilara... En lo único que no estoy dispuesto a aceptar "sucedáneos" es en esos vinos de Somontano que me tienes en depósito.

Pilara dijo...

Es importante no dejar que la rudeza de esta vida te endurezca el corazón. Siempre hay un hueco que te permite "repirar", lo que tienes que tener es ganas de que aunque sólo sea un pequeño soplo de aire te envuelva por completo como una ráfaga y te haga volar. Esa sensación de librarse del peso que muchas veces nos lastra...eso también es felicidad.

Y Sr. Malvís... ¡eso no se lo dice usted a la sacristana!

Muchos besicos.

juancar347 dijo...

Hola, Pilara. En realidad, lo que tan bien nos has narrado, ha hecho que afluyan ciertos sentimientos que aún, al cabo de tanto tiempo, tengo guardados en un lejano rincón de la memoria. Fue un tiempo en el que estuve trabajando en un hospital de celador, aunque entre mis pocos títulos figure uno que dice Auxiliar de Enfermería, especialidad Geriatría. Eso no es determinante, lo determinante es que nunca he podido aguantar ver la sangre. Bueno, había que buscarse la vida y hacer de tripas corazón. Tengo muchas, muchas anécdotas de esa época y todas muy humanas. Yo creo que el lugar donde trabajas y te desarrollas profesionalmente, influye mucho en el carácter y hasta cierto punto en la felicidad de la persona. En la época en la que estaba trabajando en el hospital, y a pesar de todo lo que conlleva trabajar en un lugar así, era más feliz, más positivo. Me sentía útil. La vida, sin lugar a dudas, es una rueda. En el lugar en el que trabajo actualmente, aparte de la infelicidad que te produce un sueldo de risa, te obligan a ser frío, competitivo y hasta en algunos casos, dañino. Es una jungla en la que al final, el único recurso que te queda no es otro que el de sobrevivir. Habida cuenta de que pasas una buena parte del día (y perdóname por la expresión) encabronado, ese estado luego es transmitible. En serio, leyéndote, es como si hubiera conocido a ese viejecito; de hecho, conocí a muchos y a muchas como él; y sentí, también, el dolor de perderlos por el camino. A veces, precisamente por esto, por evitarnos un dolor que creemos innecesario, nos volvemos fríos, egoístas, encerrándonos en una burbuja particular de indiferencia que en algún momento, y aunque sea sin alevosía ni premeditación (como diría un juez) hace daño a los demás. En fin, que menuda charla que os he pegado sólo para decir lo mucho que me ha gustado tu escrito. Que eso, que un abrazo.

Pilara dijo...

Juancar, gracias por tu hermoso comentario.
En ocasiones nuestro instinto nos induce a vestirnos con una dura coraza que nos hace aparecer huraños, antipáticos, huidizos... Es una manera de protegernos de las "agresiones" del día a día pero con el tiempo esta armadura se vuelve muy pesada, dura de llevar. Te das cuenta de que te hace ser una persona que no te gusta y te hace vivir una vida que no te satisface pues te encorseta, te blinda y al final pierdes alegría y libertad.
En mi trabajo me relaciono con muchas personas, en ocasiones en situación estresante; a todas intento tratarlas serenamente, con respeto y cortesía como me gustaría que tratasen a mis padres o a mí misma . Con los malajes, guardo las distancias y también respetuosamente (por salud mental) los ignoro todo lo que puedo. Te aseguro que todos lo agradecen y algunos lo envidian... Y lo más importante es que a mí me hace estar contenta conmigo misma y con la labor que realizo, por pequeña que ésta sea .
Creo que para ser feliz intento convencerme de que no existe la realidad ...sólo hay interpretaciones.

Un fuerte abrazo

Esca dijo...

Hola Pilara me gusta tu historia
¿sabes por que?pues por que esas historias como la tuya son reales no fingidas ni profesionales y se actua sin pensar ,espontaneamente desde dentro del corazon pues eso es lo que te dicta para bien o para mal,pues a veces se equivoca pero se es autentico,y en contra de lo autentico que se puede denunciar ¿ser falso y actuar con falsedad? que salga el sol por donde salga pa lante,me decian a mi,es complicado tener mano izquierda,tambien es un recurso ,¿momentaneo? ,no suele ser duradero
un saludo Esca

LAQUEDUERMECONPEDRO dijo...

Queridísimo Malvís...¡No se me arrugue! No eche cuentas a la "señá" Pilara. Ya verá usted como en preparando D. Syr una buena pitanza, cualquiera de esas a las que los tiene tan mal acostumbrados, se apuntan todos y aparecen (abandonando cualquier tipo de depósito) el de Somontano, del bracete, con la mismísima Sacristana...

¡Al tiempo!

juancar347 dijo...

Muy bonito, ¿pero cómo vamos a aspirar siquiera a ser felices, frente a tanta injusticia? Yo me pregunto: ¿por qué cada vez que se habla de buenas pitanzas y de buenos vinos, sólo sale a relucir un nombre? ¡Y encima D. Syr! Y lo peor de todo: ¿qué hace con tan exquisitas viandas? Porque claro, cuando uno lo ve...no le ha aprovechao ni un gramo...

Syr dijo...

¡ Habló quien menos pudo¡. El tío se te pone de perfil y parece que se ha ido.

Además, Juancar que es que a mí, lo que me aprovecha y engorda es la compaña y no la mesa. ¡ Y con el plantel que hay...¡. Me tendré que buscar... sucedáneo.

Y ya sabe, señá Pilara, que en habiendo pinche y fregaplatos, la ceremonia culinaria es un placer. Digo placer ¡ tentación, con los caldos que usted promete adornarla¡.

Salud y románico

Fesdescomoloschorrosdeloro dijo...

Acabo de secarme las manos, que estoy empezando con el lavado de los platos y ahora voy a por la fregona, que siempre goteo, pero no me resisto a comentar que es cierto que comer es un placer, sobre todo en buena compañía (las mejores son la malas, pero esas valen lo que cuestan). De los caldos, ya se sabe lo de la gallina vieja, pero bueno, cada uno come lo que puede, que Dios da garbanzos a quien no tiene dientes, o la mayoría empastados (que viene de la pasta que cuesta eso). Bueno, me voy que los platos se me están poniendo a discutir, los unos son de Gallardón y los otros de Esperanza...¡a fregar, que son dos platos!


Salud y estropajos¡¡¡¡¡

P.D.: Siempre presto a servirles, vayan dando la comanda que al momento vuelvo (después de la siesta, que es lo mejor en vez de).

juancar347 dijo...

Vale, pues busca, busca sucedáneo. Ahora bien, no engañes a la señá Pilar, que aún habiendo pinche y fregaplatos, tendríamos que buscar mejores acomodadores, no como esos, que se quedan con las sillas en la mano.
Por cierto, Fende, que Vd. lo friegue bien. Le debo correo..

Pilara dijo...

Sí, que friegue!! Que se lleva toda la semana "escaqueandose"...
Y encima... sin echar la siesta!!!

:-)

Esca, gracias por tu comentario, siempre es un gusto recibir visitas de personas como tú, sencillas y sin doblez.
La vida es corta como un suspiro y la tendríamos que hacer liviana como tal pero nos empeñamos en lastrarla. Con lo fácil que resulta ser auténtico...Actuar con falsedad siempre supone estar alerta, reestructurando tu estrategia, apuntalando las pequeñas o grandes mentiras y eso requiere un gasto de energía extra que yo no estoy dispuesta a asumir.
No sé ,si con estos tiempos de crisis que corren, a alguien le compensa.

Un fuerte abrazo.

Anderea dijo...

Además de las palabras, me gusta la fotografía. Mucho. Muchísimo.

LAQUEDUERMECONPEDRO dijo...

Esta señá Pilara...¡Mira que es "exclusiva"!...
Y eso que la pobre se conforma con poco...¡Lo malo es que no es con cualquier cosa!

Alkaest dijo...

Todos cuantos trabajamos, o hemos trabajado ocasionalmente, de cara al público, si poseemos una dosis mediana de eso que llaman "humanidad", hemos notado esa sensación de "ser sucedáneos" de algo.
Alguien que te alarga la conversación, más de lo estrictamente necesario a una transacción comercial, o a una atención de ventanilla, o a una información, alquien que "pega la hebra" aunque sea para hablar de tópicos...
Uno aprende, a poco que se fije, a distinguir cuando alguien te está usando de "sucedáneo". Y ese afán no tiene años, aunque se de más entre la "tercera" y "cuarta" edad, también los jóvenes lo sufren.
Cuando se marchan, uno respira aliviado. ¡Vaya pesado que me tocó! o bien ¿Por qué siempre se me pegan estos sujetos?
Hasta que uno reflexiona, y se da cuenta de que, a pesar de lo "pesados" que pueden resultar, uno acaba de hacer lo que llamaban "una obra de caridad", pero una que no estaba en los mandamientos de la nueva religión: "Escuchar al que necesita hablar".
Porque total, con una o dos sonrisas, tres o cuatro tópicos bien colocados, una actitud amable y un saber despedir cortesmente, el buscador de sucedáneos se marcha tan relajado, tan satisfecho de haber llenado un hueco, tan sintiéndose "persona humana".
Y, si lo pensamos bien, en el fondo, nosotros, "sucedános" ocasionales, también quedamos con un poso de satisfacción, a pesar de que los afanes y problemas de esos desconocidos nos importan un pito, a pesar de que quizá nunca los volveremos a ver. Porque, en el fondo, muy en el fondo, reconocemos que hemos hecho lo correcto.
Aunque a veces no queda una duda, ¿en realidad somos sucedáneos, o es que nos creemos sucedáneos? ¿No será que eso, que imaginamos "sucedáneo", es en realidad lo que debería ser cotidiano y común entre seres, presuntamente humanos, presuntamente evolucionados, presuntamente sociables?

Salud y "sucedános".

Pilara dijo...

Compadre Alkaest, a mí no me importa ser o actuar como "sucedáneo" porque no sabes hasta qué punto tú (en cualquiera de las "edades catalogadas") estás necesitando a otro para aliviarte de lo duro que es comprobar, en ocasiones, que en realidad estamos solos y más aún en esta sociedad que nos ha tocado vivir, tan individualista y competitiva.
Por otra parte no podemos querer absorber o dar solución a los problemas de todo el mundo; me parecería pretencioso además de imposible. No lo ha conseguido ni todo un ejército de dioses antiguos o modernos...así es que no lo íbamos a conseguir nosotros. Además sólo intentarlo nos haría quedar como unos idiotas soberanos, que según la lingüística aplicada no es igual que unos soberanos idiotas ... eso creo que sería otra cosa.

Un fuerte abrazo.

Pilara dijo...

Andrea , gracias por acompañarnos.
Me alegra que te guste el texto y sobre la foto... he de reconocer que hace honor a la realidad...
¿A que salgo mona? :-)

Alkaest dijo...

Hombre, la foto...
A eso podría yo hacer una puntualización:
"Aunque Pilara se recueste en una picota, Pilara se queda..."
¿O no iba por ahí la cosa?

Salud y fraternidad.

Pilara dijo...

Aahh!? Era esa...

Sr. Alkaest... Habría que hacer un profundo estudio de la atracción que ejerce una picota sobre la población en general y algún "subgrupo" en particular... No sé que extraño magnetismo tendrá, el caso es que más de uno acabó trepando a ella ... menos mal que, en esta ocasión, no quedaban cepos disponibles!!!

Salud y fraternidad.

Polvorilla dijo...

Cansada de trabajo escolar y estupideces varias, me he dado la tarde de este sábado libre y me he puesto a cotillear por los interneses. Y ahí estás Pilara, con ese bagaje de ternura contándonos esa estupenda historia. Y una se dice ¡esta mujer que caudal de hermosura y riqueza posee! ¡Así, tan calladita, tan recatada ella! ¡No como otros!... Y cavilando sobre ésto, recordé esto otro que no es mío: "las palabras, si están bien escogidas y el alma en su justa sazón, pueden curar mejor que las hierbas mágicas, que parece que las plabras prolongan el placer como los afrodisíacos y atenúan el dolor como los analgésicos, que por algo afrodisíaco y analgésico también son palabras" ¡Grasias por las tuyas!

Pilara dijo...

Querida Polvorilla para mí si que es todo un placer encontrarte por la Fraga .

Me alegra que hayas pasado un rato distendido con nosotros, eso hace aumentar las propiedades, casí mágicas, de las palabras. Añadiendo esa función relajante que tan bien nos viene con la que está cayendo.

¡Gracias por tu precioso comentario!

Un besico.

pallaferro dijo...

Gracias por tu historia, Pilara.

Hay muchas personas que lo que necesitan es que - sólo - alguien las escuche y las trate con respeto. Y eso no solemos encontrarlo detrás de un mostrador.

Un abrazo.

Anderea dijo...

Pilara, yo sí hablaba de la foto de la mona, la que tú comentaste primero.

Me parce llena de ternura.

Y en la foto de la picota, estás estupenda, mucho más que mona. ;)

Que tengáis todos y todas una buenísima semana.

Alkaest dijo...

No es por trivializar... pero ese simio que abraza a la paloma (que profundas disquisiciones se podrían hacer, sobre esa imagen y la amistad entre humanos, por ejemplo), ese simio, digo, ¿no será nieto o bisnieto del primate que inventó el "anís del Simio". Es que le encuentro cierto parecido, en la mirada sobre todo...

Salud y fraternidad.

Pilara dijo...

Pues no le quepa duda, compadre Alkaest, porque como decía el otro ... Todos somos hijos de Dios, de la Madre Tierra o de ambos...
Eso, ya se ha demostrado científicamente, se porta en el ADN y por algún lado acaba saliendo.

Un cordial saludo.

ChimpanFendes dijo...

Amiga, y más que amiga Pilara, por las partes que me toca, no ha duda de que la cosa va mejorando. Lo que yo tengo claro es que todos somos hijos de Dos, aunque tambien ha habido escarceos intragéneros, por aquello de Tarzán, que hacía el amor a la chita callando... bueno, no hay que precipitarse, todos los bebés, de pequeños son muy monos, aunque algunos de mayores ya pasan a macacos e incluso a gorilas. Compadre Alkaest, estime usted que lo del rómanico no es un invento nuevo, ¿recuerda los canecillos de aquello que veía Burt Lancaster en el final del Planeta de los Simios? todos volvemos al origen...En el idioma malayo, muy curioso, por cierto, el "orangután" significa "el hombre del bosque"...póngale usted una gorra y ya tendrá un operario de la telefónica, o a un psicólogo, loco como todos....

Un saludo y cada mono a su árbol, que están los tiempos muy malos y las monas muy sueltas.

Au revoir.

Pilara dijo...

Lo que hace no echar la siesta...

El del "Planeta de los Simios" era Charlton Heston.

Anda y a ver si damos una cabezadita.

Pilar Moreno Wallace dijo...

Como bien dices, lo importante es la consideración y el respeto con el otro, y un trato cálido y personal. Sencillamente es lo que hace bueno. Saludos cordiales.

Pilara dijo...

Buscamos lo bueno como algo lejano, extraño y como decía Pitágoras, por el contrario, la fuente del bien se lleva dentro del corazón.
Yo creo que ser bueno es cuestión de puro egoísmo... me gusta estar bien y Aristóteles, hace ya mucho, sentenció (creo que con mucho acierto) que sólo haciendo el bien se puede realmente ser feliz. Ya más en nuestros días, Hemingway también observó ...que la gente buena siempre era gente alegre.
Puede ser también por razón de estatus ... por lo visto, según George Eliot (mujer en un mundo de hombres), debe uno ser pobre para conocer el lujo de dar.
Aunque puede que sea un signo de ostentación que Unamuno apuntaba que todo acto de bondad es una demostración de poderío... o quizás sea por motivos de salud pues como afirmaba Freud no hay un medicamento tranquilizador más eficaz que unas pocas palabras bondadosas... Polvorilla no andaba descaminada.
Puede tener también un componente sexual (no os sonrojéis es parte de la naturaleza humana)... Descartes, que era un señor muy serio, no dudaba en asegurar que el bien hecho nos da una satisfacción interior que es la más dulce de todas las pasiones... y el hombre algo sabría.

Reflexionando sobre lo dicho creo que a Mae West no le faltaba razón cuando decía :
"Cuando soy buena, soy buena; cuando soy mala soy mucho mejor"...


De todas formas el refrán tan nuestro de haz el bien y no mires a quien es simple, directo y sencillo ... ¡Para que vamos a darle más vueltas!

Gracias a todos por vuestros comentarios. Como decía Fénelon, mira que me gustan las citas (eso lo digo yo): "Las almas bellas son la únicas que saben todo lo que hay de grande en la bondad"...
Y yo las vuestras las percibo muy bonitas.

Un fuerte abrazo.


P.D. La palabra a verificar para publicar el comentario es gentess... ¡Qué casualidad!

Anónimo dijo...

Pues que sepáis que los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos... ¡He dicho!


P.D. Y la palabra que sale para verificar es pater ... ¿Qué me decís?

NIETZSCHE dijo...

Sr. Anónimo eso lo dije yo mucho antes que usted... a que le mando a la SGAE para que le cobren derechos de autor!!!


Publicación 2006
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.