hola! bienvenidos

lunes, 13 de julio de 2009

Palabra de Rey



.

Cuando mi candidez tenía un tamaño arreglo a mi edad,compré una casa animado por los discípulos aventajados de Emilio Botín.

La calefacción de la misma,se alimentaba por medio de una caldera de leña frisona,donde se metía una persona entera sin problema.

Como sabrá quien tal sistema use,la leña te calienta tres veces: una cuando la descargas,otra cuando la metes en la caldera,y otra cuando arde. Por todo ello,nos decidimos por una de gasóleo.
.
Los fruticultores,suelen ir de leña bastante sobrados,así que buscamos uno que nos la comprara;asesorados por un lampista de confianza,confirmamos que apenas había sido usada,siendo su estado muy bueno.

Como el modelo a estrenar valía doscientas mil pesetas largas de aquel tiempo,tasamos la nuestra a la baja,y le pusimos un precio de setenta y cinco mil.

Debido a mi profesión,fruticultores conozco muchos y enseguida la colocamos.

El señor que me la compro,delegó las negociaciones económicas en su yerno,aceptado el precio por el mismo,llegó el día de sacarla,para lo que nos valimos de un tractor,ya que su peso era considerable.

El ventajoso trato que hice fue el siguiente:una vez montada la caldera en el domicilio del comprador,disfrutaría de un periodo de "gracia" de seis meses,durante los cuales quedase probado que funcionaba a la perfección.

Pasó el verano,llegó el invierno,y topándome varias veces por la calle con el comprador,siempre me comentó el excelente resultado que le estaba dando la caldera:no perdía agua por ningún lado,y daba calor sobrado a la gran casa que todavía posée.

Ya bien entrado el mes de Mayo,habiendo transcurrido algo más de seis meses desde que salió la caldera de mi casa,me presenté en la del comprador,con la intención de cobrar lo mío.

Me recibieron en una gran sala los propietarios,preguntado por el precio acordado con el yerno,se lo dije;la reacción que provocó la cantidad acordada,fue totalmente desaforada. Púsose la señora a gritar sin sentido,tratando al yerno de loco,y a mi,de poco menos que ladrón. El marido y élla quisieron empezar un regateo sin sentido para mi,cuando el trato ya estaba cerrado con quien ellos designaron,hacía ya más de seis meses. A los gritos de la mujer,acudieron varios empleados,que llegaban a mediodía a dejar los aperos en el almacén de la finca. Radicalizaron su postura al verse arropados,cosa que hice yo también,a pesar de hallarme como gallito joven en corral ajeno,aumentando mi rabia y mi desprecio hacia aquellos miserables adinerados.

El toma y daca empezó a subir de tono,y viendo que no cedía un ápice en mi reclamación,sino que al contrario,la reafirmaba y sostenía con todos los argumentos a mi alcance;habló el "señor" de la casa con la intención de sentenciar aquella absurda discusión.

-¡Ya vale de discutir!-me espetó-así tu palabra¿qué es?¿como la palabra de un rey?¿no?

En aquel momento,yo que tenía el cuerpo sudoroso y tembloroso,y el ánimo encendido como una brasa,contesté:

-Pues si,señor don nadie,no tengo otro patrimonio que mis manos y mi honradez,ni más tierra que la se me pega en los zapatos cuando piso la de otro;y sí,mi palabra es la de un rey,y ahora pagadme lo mío o llamad a la Guardia Civil,por que me llevo por delante al que sea,antes que salir de aquí sin mi dinero.

Se hizo un tenso silencio,sólo roto por el sonido de los billetes que sacaba el "hombre" de su cartera,los cogí y abandoné de la casa. Llegué a mi Renault5 temblando,llorando de rabia y desprecio hacia aquella ralea,rica pero baja.

Al rato,más calmado,sonreí y me acordé de los consejos que me dieron de niño;recordé una a una aquellas palabras,grabadas a fuego en mi interior,que han guiádo mi vida:
.
"Nada es un hombre sin palabra,y el que la empeña,empeña con ello su honor,que vale más que el oro y la plata,más que todas las riquezas;brilla hijo mío con luz propia y verdadera;no seas como aquella moneda,que va de mano en mano,y al fin se borra,y teniéndola por falsa,nadie la toma".


Publicado por Riviere

9 comentarios:

pallaferro dijo...

En cada nueva experiencia de la vida aprendes. Siempre.

Si la experiencia es buena o mala, lo que aprendes te permite -además- sentir disfrute, rabia, dolor, indignación...

Y el grado del sentimiento que acompaña al sentimiento te hace perdurar más o menos tiempo el recuerdo de la experiencia. Su mella.

La sabias palabras las que te dieron de niño, te han dejado mella. Sin duda.

Un abrazo,

Saludos,

Cabestany dijo...

La moraleja que se adquiere de cada mal momento es la que te permite afrontar los malos rollos venideros con la sabia tranquila y el criterio acertado.

¡Si hasta estará bien pasarlo mal de vez en cuando!

Buen texto, me ha gustado y añado a la memoria de mi sistema operativo parte de lo que dices, pues no por ajeno a mis menesteres (calderas, fruticultores y demás cosas para mi extrañas) me resulta lejano, pues deshonrosos sin palabra y chaqueteros sin moral los hay en todos los gremios.

Un saludo y un fuerte abrazo.

Syr dijo...

Palabra de rey, palabra de ley.

En Historia del Derecho, siempre te enseñaban el contenido de la Novisima Recopilacion y el caracter antiformalista de antaño ("de cualquiera manera que home se obligare, home quedara obligado"), pero tras la desforestacion y la civilizacion del papel... ¡mejor firmar¡.

De todas formas, he de hablar muy seriamente con Malvis para prohibir la publicacion de temas como el presente en que el caracter y convencimiento interior de lo justo, acaba por prescindir de los abogados.

¡Y luego no quereis que tengamos crisis¡

Salud y romanico

Francisco dijo...

Pues si he de menester un abogado,para que repita en su boca lo de:¡Dadme lo acordado,cab*ones!,¡estoy apañado!.

Bueno,el abogado(con su diplomacia habitual),diría:"Dadle lo suyo a éste hombre,distinguidos cab*ones"...ja ja ja...
Ya vale de arrimar la sardina a la propia ascua ¿no?.

Francisco dijo...

He salido como "Francisco",por razones que...en fin...que soy Riviere,¡córcholis!...

Riviere dijo...

Lo confieso,he agotado el espacio para fotos que concede el Picasa;por lo que me he tenido que hacer una cuenta de correo nueva,con una identidad falsa,para acceder a otro Giga,y poder subir más imágenes al blog,etc,etc...
Pero que Francisco soy yo,doy mi palabra...No os penseis que me han suplantado...
Saludillos...

Anónimo dijo...

La ética y el honor están hoy en día desaparecidos.

Saludos

Alkaest dijo...

Que mala es la memoria de los pueblos (en sentido genérico, digo).
Gentes sin honor las ha habido y habrá siempre, en unas épocas abundan más que en otras, pero no creamos que ahora "gozamos" de su exclusividad. A las hemerotecas me remito...
Por suerte, también han existido siempre las gentes de honor, quizá menos abundantes, pero precisamente por eso, cuando aparece alguna, brilla con una luz especial.

Respecto a las intervenciones de los abogados... solo puedo decir, que no soltaré ni una palabra si no es en presencia de mi abogado.

Salud y fraternidad.

Fendestimado y otras hierbas dijo...

Cuando yo era niño (reinando Isabel la Católica o casi me lo parece a mí) la palabra de un hombre valía más que la vaca o el becerro que se vendía: mejor perder un animal en un mal trato que perder la palabra...por eso hay que tener cuidado a quién se le da o se le deja prestada...un fiador puede ver cortada su cabeza en nombre de otra que no cumplió con la suya. A ganar se aprende perdiendo, a comprar casas se aprende negociando con indeseables (alguno me he cruzado, en concreto un master me costó una señal de 200.000 pesetas de las de antes, pero aprobé con buena nota...escarmenté en cabeza propia). En fin, las cosas no son como empiezan sino como acaban... aquí parece que todo acabó bien...cada día no es el fin de una etapa sino el comienzo de una nueva. Salud, fraternidad y pocos pleitos (los justos, que los abogados tambien tienen que vivir).


Publicación 2006
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.