hola! bienvenidos

viernes, 21 de mayo de 2010

Teresa. El sexo débil

.
Mi abuela se lo repetía con cierta insistencia, cargada siempre de no poca admiración: “Teresa a mí me pasa esto y me muero llorando en un rincón...”

Quizás esta falta de ánimo sería por sus problemas de salud porque, a mi abuela, genio no le faltaba. Era una mujer con las ideas muy claras, muy buen criterio y una fuerte personalidad. Siempre estaba dispuesta a proporcionar un buen consejo o a tender la mano al familiar o a la vecina que lo pidiese aunque, también hay que reconocer, no había quien la hiciese callar cuando tenía que defender sus posturas siempre con un exceso de vehemencia. Pero el drama de su cuñada la superaba. Ella se sentía protegida y arropada en su casa, una casa llena de hombres.

A Teresa, viuda joven, la vida no le había sonreído. La Guerra, “la nuestra” como ella decía, había roto su familia y la había dejado, en la flor de la vida, sola y con una prole a la que debía sacar adelante. Todos crecieron rápido, urgía ayudar y aportar algo más a lo que entraba fruto del mucho andar como recovera por los pueblos cercanos. Bajaba caminando, siguiendo las veredas, a la capital. Atajando por las vegas y el río muy de madrugada, cargada con los canastos de huevos y hortalizas, para poder llegar a tiempo al pequeño puesto en el mercado de abastos. Luego, de regreso al pueblo, siempre aparecía con algún detalle para los niños de las dos casas: abanicos, muebles de juguete, muñecas articuladas, calderos de peladillas, tijeras de bordar...

Con el tiempo consiguió un burrito que le aligeraba la carga y le hacía menos penoso el camino.

Mi abuela, viéndose a sí misma con su poca salud y sin fuerzas para salir de semejante atolladero, le insistía: ¿“Y no te da miedo Teresilla...”? -No voy sola, siento que Juan siempre me acompaña, le contestaba su cuñada. Y una fuerza interior le hacía seguir adelante. Y no veáis de qué manera. Tuvo que sufrir y superar la dolorosa muerte de un hijo que no le llegó a penas a cumplir la mayoría de edad y a pesar de todo echó valor para abrirle camino a los que le quedaban emigrando, primero, a la zona de Andalucía donde podía haber algún futuro por su gran actividad minera y donde “in extremís” amplió la familia adoptando, por si tenía poco, a dos necesitadas criaturas, dando luego el salto a Cataluña buscando mejoras, para todos, en su entramado industrial y comercial.

La vida la compensó regalándole tiempo de permanencia en este mundo. Tal vez para darle la oportunidad de comprobar lo que habían conseguido todos gracias a sus desvelos y sacrificios. A pesar de que éstos fueron muchos, lo que me agradaba de ella era que cuando te contaba sus historias, sus palabras reflejaban un trasfondo de agradecimiento por la ayuda que pudiera haber recibido. No había cicatrices en su alma a pesar de los costurones que le podrían haber dejado todas sus circunstancias.

Era una mujer muy trabajada pero la recuerdo, ya de mayor en los largos periodos que pasaba en mi casa, siempre sonriente con una voz aguda y cantarina y unos chispeantes ojillos que le alegraban la cara, de una tez blanca y fina. Iba siempre repeinada. El cabello ondulado, entre canoso, recogido en un moño trenzado. Sus manos tiernas y cálidas te reconfortaban. Y me sorprendía ver sus piernas con una piel suave sin varices, ni manchas. Vestía con hábito marrón con cordones amarillos y escapulario de La Virgen del Carmen. Se había echado la promesa, desde que saliera viva de una grave operación hecha en el pueblo vecino con los escasos medios que daba la época. Atuendo al que no renunció ni en los distintos lutos que reflejaba con unos grandes delantares negros cruzados y abotonados a la espalda. Eso y sus pulcras zapatillas negras conformaban su eterno uniforme que no abandonó ni en su último viaje.

En el otro mundo, seguro que para ella en El Paraíso, ya se habrán reído cuando haya contado su mil veces repetido cuento de los cinco sordos y los andará convenciendo de que con una misa y un marrano al año…sobra misa y falta marrano.




.
.
.
.Por Pilara

30 comentarios:

Malvís dijo...

Un canto contenido al coraje y a la fuerza de la vida de un tipo de seres humanos excepcionales. Y, ciertamente, en su cuidado tratamiento y estilo de cada frase, queda claro el cariño y admiración que, desde siempre, despertó en tí. Creo que estaría - o estará en el paraíso- muy orgullosa de permanecer viviendo en tu memoria.

Besicos

Alkaest dijo...

Antiguamente a estas personas, en general, se les tenía un cariñoso respeto reverente, un callado reconocimiento por su sacrificada labor. Y eran objeto de la amorosa protección de sus familiares...

Hoy día las circunstancias son otras, la sociedad otra, pero no por ello han desaparecido las abuelas y abuelos que con sacrificada entrega se dedican a sacar las castañas del fuego a sus hijos y nietos.
¿Tendrán la misma consideración y agradecido reconocimiento de quien debería dárselo?

Salud y fraternidad.

RIVIERE dijo...

Cuando uno habla de las escasas personas,antes había más,capaces de un sacrificio sin espera de recompensa,o te toman por un extraterrestre,o te toman por el abuelo cebolleta,contando historias del siglo primero...¿Volveremos a conocer personas así?¿O sólo quedaran en nuestro recuerdo para contarle la historia a los nietos?...que tampoco van a entenderla mucho,visto lo visto...
Un abrazo

LAQUEDUERMECONPEDRO dijo...

Pues a mi Jessy, en la ESO, dicen que la están educando en valores.
¡"Jhoosú" lo que es la vida!
Una joyita que se va'encontrá el gachó que se la lleve. A ver si él a "sio aplicao"...porque, viendo el paño, les va'tocá armarse de való!

pallaferro dijo...

Un mimado y sentido homenaje a tu Teresa.

Emblema de muchas teresas que en épocas de postguerra lucharon por sacar adelante a los suyos.

Un abrazo,

Esca dijo...

Pilara,a mi lo que me sorprendia de esa edad donde todo estaba realizado era la carencia del tiempo escuchando esas historias,era tiempo de escuchar ensimismado tan melodiosa como si de una sinfonia se tratara,era un letargo de tardes de nubarones anunciando tormentas de primavera,y poco a poco como por embrujo vivias esas vivencias tan intensas,como aventuras tuyas de adolescente,
Un saludo Esca

Pilara dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Aunque en estos tiempos que corren se valora mucho lo espectacular.En la mayoría de los casos una labor humilde, callada, sin ostentación puede hacer que la vida sea más llevadera para muchos y durante mucho tiempo.

Hay personas que marcan por sus virtudes, su personalidad, su valor, su inteligencia, por su actitud ante la vida... Y cuando ya ha acabado su ciclo dejan una huella vital prolongada y expansiva que hace que su existencia no haya sido vana.

Me alegra haber tenido una niñez en la que el tiempo no apremiaba, los veranos eran eternos y en las largas noches de invierno podía escuchar, junto a mis primos al calor del brasero, las viejas historias de mis abuelos mientras que jugabamos a la brisca o al cinquillo con ellos.

Ahora siempre vamos corriendo,no se dedica tiempo a las relaciones personales y familiares. Me pregunto qué perseguimos con tanto afán, será llenar la sensación de vacio que nos provoca tanta precipitación.

Esca dijo...

Pilara ni siquiera es espectacular lo que se valora, pues dime tu que idolos tenemos dan pena ,lo verdaderamente espectacular es vivir como antes ,en las condiciones actuales ,aunque lo intentaras casi fracasariamos pues son todas imposiciones,solo hay dos maneras siendo muy rico o siendo indigente total,

Tu eres a si Pilara por esa niñez que pasastes,vivistes y te inculcaron ,la verdad es que se hecha de menos a los abuelos ese saber estar en la vida ,

Yo creo que vamos sin rumbo,no perdeguimos nada ,pues nada nos conforta el animo nada,solo se tiene prisa por vivir cuando esta´ cerca el final,puede ser el final de este ciclo o de esta sociedad pero las prisas siempre entran al final del camino.Esta sociedad esta´obsoleta y caduca
Un saludo Esca

Pilara dijo...

Esca, no hay que ser derrotista. Sembrando, algún día se recogerá.
Las personas no están tan deshumanizadas como quieren hacernos creer. Aun existen quienes se esfuerzan por mantener y fomentar muchos valores que algunos ven como puros espejismos...
Sólo hay que darse una vuelta por La Fraga y echar un rato con sus moradores y visitantes para comprobarlo.
;-)

Un fuerte besico.

Alkaest dijo...

Como dijo aquel: "Puede que al final tenga razón el pesimista, pero entretanto lo pasa mejor el optimista".

Y no perdamos de vista aquello otro, de que "ningún tiempo pasado fue mejor", simplemente es porque la mente humana, para defenderse, manda al olvido las cosas negativas, o las suaviza, y recuerda, o resalta, las positivas.

En todo tiempo, hay gentes con actitudes constructivas y otras con actitudes destructivas.
Mirémoslo por este lado, añoramos a nuestros abuelos y el tiempo gozoso pasado con ellos, eso no puede volver, pero algunos de nosotros acabarán convertidos en abuelos, a su vez, y tendrán la posibilidad de ejercer su cariño con los nietos, de intentar transmitirles esos valores que ahora echamos de menos.

Más no se puede hacer, porque el agua que pasa bajo el puente ya nunca regresa...

Salud y fraternidad.

WILLIAM ROBERTSON dijo...

Así como el árbol se fertiliza con sus hojas secas que caen y crece por sus propios medios, el hombres se engrandece con todas sus esperanzas destruidas y con todos sus cariños deshechos.

Anderea dijo...

Pilara, tengo la impresión de que siempre encuentras tiempo para hablar de las relaciones y de los sentimientos.

Lo que has escrito sobre Teresa, este homenaje que le has rendido, me ha llevado a pensar en las Teresas que han estado o aún están en mi vida. Todas ellas de un coraje y una generosidad, para mí, envidiables. Todas ellas admirables. Representantes de un sexo que tiene poco de débil.

Te imagino con tus primos y tus abuelos, "en las largas noches de invierno". Es fácil imaginarte allí. He estado un ratito mirándoos. Qué placer tan entrañable.

Si el nombre Teresa siempre me ha gustado, ahora me gusta más. Me alegra que ella siempre sintiera cerca a su Juan.

Que tengas muy buen fin de semana, Pilara. Gracias.

La palabra que he de escribir para enviar es "seriaire", suena tan bien como despedida de esta entrada...

Pilara dijo...

Gracias, Andrea, por tu visita.


La realidad, que parece algo tan objetivo, varia sustancialmente cuando pasa por el tamiz de los sentimientos y las emociones.
Los sentimientos creo que son los que nos humanizan (a unos más que a otros). Los hay de muchos sabores y a mis cortas entendederas, te digo mi verdad, pienso que son los que mueven el mundo. Aunque no se puede negar que también empujan fuerzas más crematísticas.

Un fuerte besico.

PLATÓN dijo...

El cuerpo humano es el carruaje; el yo, el hombre que lo conduce; el pensamiento son las riendas, y los sentimientos los caballos.

Alkaest dijo...

No es por ser "cenizo", pero debo recordar que los sentimientos y las emociones son "mu bonicos", pero siempre y cuando sean "buenos sentimientos" y "emociones positivas", porque existen también los "malos sentimientos" y las "emociones negativas", que son la cara oscura de lo que estamos tratando...

Así que, imaginarse ustedes ese carruaje que cita "Platón", tirado por algún caballo llamado "mal sentimiento". ¡La fin der mundo!

Y no lo digo por aguar la fiesta, sino por polemizar sanamente.

Salud y fraternidad.

Pilara dijo...

Compadre Alkaest, si es usted observador lo primero que digo es que los hay de muchos "sabores" y cada uno adereza la vida con su toque especial.
Un mismo hecho puede comtemparse o evolucionar (no sé qué es peor) de forma diferente según el "adobo" de sentimientos que lo condimenten .
¡Anda que no puede cambiar mucho el regusto!

De todas maneras procuraremos rodearnos sólo de los mejores, los más "sabrosos",sin perder de vista a los otros...
Más que nada, para que no se lie la de Dios es Cristo!

Un besico.

Anderea dijo...

No sé, Pilara, los sentimientos, las necesidades, las pasiones, los ideales. A veces, no sé qué mueve el mundo o no sé distinguir entre unos y otros.

Pero... sí, estoy contigo, los sentimientos, del tipo que sean (más o menos deseables), mueven el mundo. Es verdad. El amor, el odio, la rabia, el miedo, la tristeza, la alegría...

Un abrazo y dulces sueños.

KALMA dijo...

Hola! ¡Qué entrada más bonita! Teresa y otras tantas mujeres, resignadas y alegres de ser el sexo "débil", la dedicación plena de su vida a ser el pilar del hogar, la entrega incondicional a la familia. Uy, y si leo los comentarios ¡El maravilloso mundo de los sentimientos! Pienso, que en principio cualquier sentimiento humano es bueno, el problema viene después, jajaja, es broma.
Un abrazo.

Pilara dijo...

Me alegra que te haya gustado Kalma. Es un pequeño homenaje a todas las Teresas, mujeres anónimas que no flaquearon en tiempos en los que las mujeres tenían escaso poder de decisión y actuación, nadie se ocupó nunca de que se respetase su "porcentaje" de participación en la sociedad y a pesar de todas las circunstancias en su contra o quizás por eso mismo, por estar todo en su contra, supieron hacer de la necesidad virtud y llevarselo todo por delante y sin perder la compostura...
¡Que ya es difícil!
Porque cuando se mezclan tantos sentimientos y teniendo en cuenta el ejemplo tan grafico de Platón...
Imagina dónde puede ir el carro si se desbocan los caballos...

¡P'habernos matao! ;-)

Un fuerte abrazo.

Fendesquemirabafijamentealascabras dijo...

Siempre es inevitable mirar atrás, a los antepasados, cuando buscamos sacrificios y trabajo duro. Por sus desvelos tenemos ahora una vida más o menos digna (con la ayuda del gobierno, también). Me imagino lo que diría Teresa (a quién conocí personalmente) con los nuevos recortes y por donde diría que ... pero bueno, lo principal es el ejemplo de que de tiempos peores hemos salido, somos jóvenes, tenemos salud, algunos incluso están casados o en otra cualquier situación legal-sentimental o sustitoriasexual; en fin, que a lo que se pueda hacer barato y en casa, pues a eso...que para lo otro ya está el gobierno.
Saludos y brotes verdes.

Anderea dijo...

¡Genial, Fendes!

ARISTÓTELES dijo...

En las adversidades sale a la luz la virtud.

Alkaest dijo...

No siempre sale la virtud, conozco casos en que ha salido lo peor de cada cual...

¡Ay, es tan grande la viña de "ese" señor!

Salud y fraternidad.

LAQUEDUERMECONPEDRO dijo...

Es lo que digo yo, compadre...En la adversidad salen las Virtudes si las hubiere. Si no, puede ser que aparezcan las Cándidas, las Domingas, las Peligros, las Cautivas, las Dolores o cualquiera otra que se le antoje aparecer en cuerpo presente... ¡Mira que las hay que les gusta hacerse de notar!

Pilar Moreno Wallace dijo...

Una mujer excepcional, fuerte y sobre todo valiente.
Un abrazo.

Pilara dijo...

Un gusto, Pilar, tu visita como siempre.

..."Siempre habrá una voz,
siempre un poeta.
Siempre, será siempre."
;-)


Un abrazo.

Pilar Moreno Wallace dijo...

Es un homenaje precioso y sentido que he leído con mucha emoción. Teresa, una mujer para admirar.

Anderea dijo...

Dos Pilares: Pilara y Pilar Moreno. Que paséis un buen día.

Felicidades en vuestra onomástica.

Pilara dijo...

Se agradece, Andrea.

Que sea un buen día para todos.

;-)
Un besico.

Anderea dijo...

Y de nuevo, 12 de octubre. Felicidad para las Pilaras.

Y para todas y todos los demás, también.


Publicación 2006
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.