hola! bienvenidos

domingo, 18 de octubre de 2009

"No Flash. No Pedos."

Noticiero de Fiz Cotovelo en octubre del 2029
.
Hace años, se permitía obtener fotografías del interior de las iglesias usando el flash. Pero ocurrió que a finales del siglo XX una parte del clérigo prohibió tomarlas con flash ya que, según alegaban, debían preservar las obras de arte de los continuos impactos de luz. A pesar de eso, muchos pensaban que se trataba de preservar los derechos de autor de sus postales, sus guías turísticas y sus catálogos que vendían en el quiosquillo de la entrada, donde cobraban también sus eurillos a los visitantes que no asistían a las horas de culto.

Pero el tiempo pone las cosas en su lugar, aunque no siempre se pone la cosa que uno quiere, ni siempre es ese lugar el que uno quiere.

Hace unos días, leí un estudio científico de la SaludyRománico Corporation© publicado en octubre de 2029 donde se demostraba que el deterioro de las pinturas de los interiores de los templos sólo se debe en un 0,02% a los miles de impactos lumínicos de los turistas ajaponesados. Sin embargo, el contacto de las obras pictóricas con los miles de metros cúbicos de gas metano procedentes de las digestiones anaeróbicas de los turistas influye en un 69% en la degradación de esas bellas imágenes de los retablos del rococó.

Este estudio, basado en la empírica y contrastado con avanzados cálculos fotométricos y organolépticos, empezó hace unos veinte años por un grupo de unos trece – o doce más uno – científicos del románico.

Allá por el año 2009, se encontraron por tierras sorianas un equipo de prestigiosos científicos procedentes de diversos rincones de la geografía hispánica para probar, cámaras en mano, que los templos no se derrumban por muchas fotos que se les hagan, con o sin flash. Antes de visitar cualquier ermita, iglesia, templo o monasterio románico, festejaban la ocasión con una opulenta comida. Ya sea sopa castellana, cordero asado, olla soriana o boletus segovianos, se procuraba bañarlo con un buen Ribera del Duero. Para postre, se terciaba unos mantecados de Almería y un Anís del Mono de Badalona.

Con la finalidad de ahorrar unos pocos euros, pues habían algunos miembros de la marca carolingia, o el fin de bromear y relacionarse con los amigos, pues habían miembros del al-andalus, o con intención ecologista pues habían algunos que veneraban a la Madre Tierra, decidieron hacer el recorrido entre iglesias compartiendo coche por grupos. La comida iba haciendo flatulencias en los intestinos de los científicos pero, por respeto, pudor y buenas maneras, el esfínter anal se apretaba para evitar que, si la ventosidad resultaba ruidosa o con olor nauseabundo, se produjera esa situación incómoda dentro del habitáculo reducido de un vehículo con ventanas cerradas.

Y fue al llegar a la iglesia de aquel pueblo de “cuyo nombre no quiero acordarme” que la científico-jefa de SaludyRománico Corporation© se apresuró para conseguir que la señora que guarda las llaves del templo accediera a abrirlo. Esa señora comunicó que, por orden del señor cura, estaba prohibido sacar fotos, con o sin flash. Tras la intervención del científico letrado argumentando que, por ese motivo, no se lo pedíamos al cura sino a ella, accedió a que, cada científico, sólo sacase un par de fotos sin flash del interior del templo. Así que el grupo entró rápidamente al interior para hacer esas fotos antes que la señora cambiase de opinión.

Con ese relajo, aprovechando la amplitud del interior del templo, la dispersión de los científicos románicos por los rincones y las voces de la señora controlando que no hubiera quien se le disparara el flash por error, los esfínteres de todos los científicos también se fueron relajando y el templo se llenó con unos cuantos metros cúbicos de gases intestinales que causaron un inevitable desmayo a la señora controladora.

Aprovechando que uno de los asistentes era médico, éste se aseguró de que la anestesia natural le durara el tiempo suficiente como para rastrear con el visor de las cámaras todos los rincones del templo y capturar imágenes hasta de las marcas de cantero de los sillares más escondidos del templo. Fotografías por doquier mientras se forzaban los pedos, en especial por algún científico esca-tológico, para prolongar el desvanecimiento de la guarda. ¿Un par? Un par de docenas de fotos por cada cámara fotográfica pudieron hacer los científicos hasta que la señora volvió en sí.

Cuando recuperó el conocimiento, el médico la atendió refiriendo la dolencia a una repentina bajada de tensión arterial. La señora, con síntomas de amnesia y post-anestesia, cerró la iglesia y se marchó con paso tortuoso hacia su casa.

El éxito del “método flatulento” se institucionalizó en el equipo de científicos. Templo que visitaban, pedos que se tiraban, guarda que anestesiaban y escaneado fotográfico que realizaban. Empezaron a ser artífices de una nueva moda que pronto cogió auge entre los autocares de japoneses turistas. Una foto, un pedo… metros y metros cúbicos de gas metano han ido impregnando hasta hoy las pobres pinturas de los viejos retablos.

Y así ha sido como, a partir del estudio elaborado por el equipo de los prestigiosos científicos de SaludyRománico Corporation© a lo largo del par de décadas de románica fotografía, con sus copiosas comidas correspondientes para no perder la costumbre flatulenta, el obispado ha tenido que añadir a la vieja norma de no usar el flash la prohibición de tirarse pedos en el interior de los templos.


Por lo visto, algunos de estos científicos románicos están diseñando actualmente un aparato que, colocado junto a la entrada de la iglesia, permitirá poner en culo en un espacio receptor donde el turista, antes de entrar, deberá expeler todos los pedos que pueda. Aseguran que así se podrá recoger el gas metano para convertirlo en fuente de energía para iluminar la iglesia con luz fría, hecho que permitirá fotografiar sin flash el interior de los templos y, a su vez, los ecologistas apuntan a que este nuevo invento recogegases es un invento perfecto para reducir el efecto invernadero y mantener la capa de ozono en la alta atmósfera de nuestro planeta.

Como decía al principio, el tiempo pone las cosas en su lugar. Aunque esta vez el tiempo ha añadido una nueva prohibición y un recogedor de pedos en la entrada de las iglesias.
.

16 comentarios:

juancar347 dijo...

Curiosas deducciones, éstas de la SaludyRománico Corporation. Casualmente, encontrándome yo en una visita románico-escatológica a cierto templo del que tampoco quiero acordarme, ni falta que me hace, mi afamada curiosidad románico-escatológica se vio brusca, salvaje, groseramente interrumpida por una arpía, centaura (no sagitaria, que dicen que son mejores, aunque, como Cupido, poca gracia te hacen como te peguen con un dardo)intentó avalanzarse sobre mí como Mefistófeles intentando atrapar el alma de Fausto. De manera que de desmayo, nada. Dado que, bien por omisión o por bad milk (pronunciado 'bazmil', según la BBC of ValleKas), solicito amistosamente que dicha asosieision rectifique en público, que la susodicha arpía no merece se le otorgue atenuante alguno, y que se pasó de Caltójar a Berlanga de Duero, pasando por Bordecorex y San Baudelio.
Dicho lo cual, y como no soy rencoroso, envío a la susodicha asociación un cordial saludo y un sincero abrazo.

Malvís dijo...

Simbologicamente hablando, se percibe una transmutacion inversa de sirena en arpia. No sabemos si por cuestiones de su edad, o recomendacion de su confesor. Pero de todas formas, la fotografia aprecia el momento vigilante al presunto transgresor.

De cualquier forma, yo propongo transformar la Corporation en una banda (que no "panda") irreverente y escatologica donde puestos a elegir, y ya que exite Polvorilla y polvoron, yo me pido el trombon.

Alkaest dijo...

Cusha, que advierto, si continuáis escatológicos, acabarán diciendo que este blog es una "M....." asín de grande, quillo.

No obstante, por precisar. Ya me gustaría que tal suceso idílico hubiese sido real, porque la histérica arpía -y que me perdonen las arpías por la comparación-, despertó mis instintos más primigenios: Un ansia irrefrenable de arrearle con la cámara en todo el cerebelo, partirle el cráneo, extraerle la masa encefálica y esparcirla sobre el altar en holocausto a su sanguinario dios...

Mi frustrado deseo es blasfemo e irreverente, pero como no lo llevé a cabo, la culpa recae exclusivamente sobre la arpía, ya que me hizo "pecar" de pensamiento.
Aunque con buen gusto hubiese pecado también de palabra, ya que mis inhibiciones sociales me impidieron hacerlo de obra.
No obstante una duda me asalta ¿será pecado de omisión no haber cometido el "arpiacidio" pensado?

Bueno, para no extenderme, vaya una ronda de "gas metano" para todas las arpías clericales y laicas. Yo invito.

Salud y fraternidad.

Riviere dijo...

¡Que buena idea!anestesiar de algun modo al que está al cargo del templo,y fotografiar como un poseso mientras yace en los brazos de Morfeo,el tío feo...

Saludos.

chis dijo...

Todo es posible en la imaginación y en la realidad
Un cordial saludo

Pilara dijo...

Compadre Alkaest, sobre ese despliegue de violencia gratuita voy a correr un "estúpido" velo y lo achacaré a un ataque de verborrea y a pura deriva literaria. Aún conociéndolo (en el buen sentido) lo poco que le conozco me atrevería a afirmar, lo que por otra parte ya es popularmente conocido, que can ladrador poco mordedor.
La agresiva arpía no tenía nada que temer, ella lo sabía, nos había calado; ningún miembro del grupo hubiese osado acabar con tan singular criatura, pues era una auténtica muestra viviente de los mostruos petrificados, salida de algún capitel que tanto les gusta fotografiar a esos locos del románico... Y sin duda se percató que el gas metano de nuestro hercúleo atlante más que en arma letal, acabó en escape libre provocando hilaridad en los congregados...
Con ese "ejercito" no hay forma de convencer al "enemigo" de que se rinda...A ver si en la próxima echamos un poco de seriedad...Y cuidado a ver dónde cae, eh!!

Muchos besicos para todos.

Baruk dijo...

Es una historia divertida y con muchas posibilidades de que pueda convertirse en realidad. Pronto van a prohibir hasta respirar!!

Dejando de lado el incidente al que todos aludis, felicito a Fiz por la critica ocurrente, de hecho, tan letal como absurda es una prohibición como la otra.

Por otro lado...Viva la genialidad de la mente!


Besos mil


***

Alkaest dijo...

Cierto, muy cierto, comadre Pilara. La arpía nos caló, como vos me habéis calado a mi (en el buen sentido, claro, no como a los melones).
Pocas cosas he matado en mi vida, -que ya empieza a ser longeva para lo que se estilaba en el medievo-,
aunque he ferido a bastantes, voluntaria e involuntariamente.
Así que, al menos ahora, dejadme este desahogo, consentidme al menos que "mate" de pensamiento. Si no, por la persona en si, al menos por sus actos. Todo buen "pissicólogo" sabe, que los deseos intensos que desfogamos verbalizándolos, es dificil que luego los llevemos a la práctica; mientras que aquellos que reprimimos, que se pudren en nuestro interior, son los que acaban saliendo en un estallido violento e incontrolado.
Por lo demás, en efecto, esas gentes se libran porque somos unos "locos" pacíficos. Lo malo será cuando, algún día, topen con otro tipo de "locos", o simplemente con alguien de tan mal carácter como el suyo...

Salud y fraternidad.

Pilara dijo...

Si yo le permito todo lo que quiera...¡Qué ya sé que es usted comedido! Y no se necesita mucha "sicología" para ver que es un hombre considerado y darse cuenta que la discreción y la mesura también son cualidades que le adornan. Pero tienen que ser también cauto que luego si pasa "algo", en caso de enjuiciamiento, la Sr. Justicia tiene los ojos vendados y jugando con una balancita hace preguntas indescifrables del tipo...¿Y no es menos cierto que el día de autos sintió ciertos deseos irrefrenables y ansias locas ?... Eso puede llevar a malentendidos y ya tiene organizado el "lio del montepio" .

Así es que lo que le digo es que sea libre y fructífero en sus fantasías pero le recomiendo que sea prudente en sus aseveraciones.

Con mis mejores deseos reciba cariños varios y besicos para todos.

Alkaest dijo...

Gracias por sus prudentes y ponderados consejos jurídicos, se nota que debe tener usía algún conocido en el estamendo judicial...

Claro, que si nos fuesen a condenar por los "deseos irrefrenables", estaríamos todos en la cárcel, pero todos, todos. Incluídos los abogados, jueces y carceleros.

No obstante, seguiré sus cautos pasos, me guardaré para mi caletre las ansias "asesinas", aunque sean puramente intelectuales. Porque, ¿no es menos cierto, que la "justicia", sí, sí, con minúsculas, es tan surrealista como cabe esperar de un código penal inspirado en el "derecho" romano, en la fe judeo-cristiana, y en cómo haya dormido el Sr. Juez la noche anterior...?

Besicos al alimón (y a usted también).

KALMA dijo...

Hola! Siempre me he preguntado cuanto de daño le puede hacer el flash a las pinturas e imaginaba que poco, menos que un pedo. En San Isidoro (León) hay librillos a la venta, pintura por pintura del parteón, detalle a detalle; sin embargo contralan con cámaras todos "los movimientos" antes de sacar la foto, ya tienes guardian Me molesta tanto, qué además hice un par de fotos... y me llevé un par de toques; si compré el librito, fue por los pelos, o, porque no puede resistir, tener una muestra tan rica de pintura románica... porque tanto control, me dió la impresión de negocio ¡Cómo mola la escatología! Saludos.

Cabestany dijo...

jajajaja, mola mucho el logo.

Tenemos que hacer camisetas con él y ponernoslas para cuando entremos en cualquier iglesilla de estas, así además parecerá que somos de una asociación cultural o parecido.

Un saludazo a todos....

Polvorilla dijo...

Hacía tiempo que no me reía tanto leyendo un ensayo pasado-futurista y mi pobre Crispín asustado por mis carcajadas escatológicas se ha escondido en su casita. Gracias a todos por el humor que nos salva de la mediocridad, aunque algunas pobres almas intenten distraer a las "arpías" explicándoles de donde proceden almohada y alquerque. Lo del logo de la camiseta no esta mal.¡Que os quiero mucho,coño!

Malvís dijo...

Es que hay que reconocer, queridísima Polvorilla, que desde que estos catalanes se "arrejuntan" con andalusíes se ha destilado el fino elixir de la "cultura de civilizaciones" esa. Ellos nos han aportado el gusto por el Anís del Mono y nosotros le hemos transmitido el sentido del humor.

Y no nos quieras tanto, coño, y vete preparando para la próxima, que los besicos de buenas noches no saben lo mismo por internet.

Fiz dijo...

Me alegro que os haya gustado, me resultó divertido imaginarlo.

Polvorilla, gracias por haberte reido a carcajadas, sólo por eso ya ha valido la pena el escribirlo.


Un abrazo a todos
Eduard

Anónimo dijo...

Noy hay nda como hablar de algo tan natural y cotidiano como un peo.

A quien no le ha jugado auguna vez el esfinter una mala pasada?

Pues aui tiene donde quitarse el trauma.

Un saludo a todos

Juanillo "El Pillo"


Publicación 2006
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.