hola! bienvenidos

viernes, 22 de octubre de 2010

Las dos caras del espejo

.


Esa mañana Creto se levantó más temprano que de costumbre, cogió un abrigo verde a cuadros, una cesta y salió a la calle. Aunque era oscuro y dada la hora, no encendió ninguna linterna. Las estrellas y los pequeños rayos centelleantes de la madrugada iluminaban su paso, para él era suficiente y hasta mágico.

Fue hacia el monte dando saltitos y meneando la cesta pues estaba contento como de costumbre o incluso más. Esta vez decidió ir a buscar frutos para hacer una gran tarta, grande de verdad.

Al llegar allí, vio un grupo de Fantos con sus chaquetas grises, sus sombreros de ala grande y sus guantes de seda gris perla. Les saludó con un alegre, intenso y alargado ¡Hooolaaa!

A los Fantos, verle, no les hizo ni pizca de gracia, así que aparentaron no haberlo oído ni visto. Creto se les acercó un poco más y repitió su saludo:

- ¡Hola!
Esta vez un Fanto se giró hacia él y con ímpetu le dijo:

- ¡¿Qué haces aquí?! ¡Los Cretos debéis despertaros una vez nosotros dormimos, y tu incumples el re-gla-men-to!

Creto no borro su sonrisa y como si no hubiera oído al Fanto añadió:
- ¿De qué habláis?, ¿Queréis ayudarme a buscar frutos? Haré un pastel enorme, enorme de verdad.

Fanto, horrorizado, dió la espalda nuevamente a Creto.

............................EL OTRO LADO..........

- Recordad que esta noche es la Noche.- dijo el presidente de los Fantos.

- ¡Allí estaremos!- respondieron todos a la una.

Todos se fueron a su casa mientras por el camino, agrupados en pequeños grupitos, iban discutiendo sobre temas de los que de verdad importan a la sociedad, no como los temas propios de Cretos.

Pasada la media noche, Fanto se preparó para salir, cogió su traje gris, su pequeño y plateado reloj de bolsillo, su sombrero de ala grande y un pequeño maletín que contenía su recién engrasado rifle. Comprobó la hora en varias ocasiones, debía salir en el momento exacto para llegar a la hora precisa, ni antes, ni después. Finalmente, la manecilla del reloj le permitió sentarse en su coche. Encendió los faros para iluminar el oscuro, negro y aburrido camino.
Al llegar al sitio acordado, bajó del coche y con sumo cuidado abrazó su maletín, tranquilamente se arrimó al grupo correspondiente. Pudo ver que cada uno llevaba su maletín, todos iguales, e inconscientemente, asintió aprobando lo que veía.

Ese era el día más esperado para todos los Fantos, era el día en que verían aparecer el fruto con patas y todos soñaban con cazarlo.

En aquel momento, un desafinado y estridente “hola” salió de la espesa oscuridad del bosque. Procedía de un Creto. Los Fantos se horrorizaron al pensar que un Creto les había seguido, ¡o tal vez eran cientos de ellos!, aún aturdidos volvieron a oír el escandaloso hola, esta vez más cerca.

Fanto se dió la vuelta y vio como un Creto permanecía de pie allí, alegre, entre las plantas, mirando las flores y, lo peor de todo, buscando frutos!!


- ¡¿Qué haces aquí?! ¡Los Cretos debéis despertaros una vez nosotros dormimos, y tu incumples el re-gla-men-to!

.

11 comentarios:

Malvís dijo...

Bienvenida de nuevo, Cat, a tu Fraga, a nuestra Fraga. Tu relato brota con una técnica novedosa a la hasta ahora mantenida. ¿ Sabes?, mientras lo leía recordaba mis lecturas infantiles de un tal Michael Ende antes de que aquella "peli" lo catapultara a la fama. No, no era su famosa Historia Interminable, sino aquella otra del Espejo frente al espejo.

Tú, creo que nos muestras una misma realidad contada según la distinta percepción de uno y otro lado.

Besitos

KALMA dijo...

Hola! ¡Cuanto Fanto o Fantos y cuanto Creto a Cretos! Si cuando se trata de soñar, son todos iguales e incluso, alguno, más sonriente.
Besos.

pallaferro dijo...

Ayer fui a buscar frutos con patas, por suerte en la Fraga de Malvís no hay FANTOS!!!

Queréis probar mi pastel?


Un Creto

Alkaest dijo...

Una duda me asalta, y si me descuido me roba la cartera.

¿Malvís qué será, un Fanto o un Creto?

No, no es cuestión baladí. Hay división de opiniones, y muy encontradas. Es más, hay incluso quienes discuten si no se tratará de un "minguillo".

Por otra parte, mis felicitaciones por tan agudo relato, que sin decir nada lo dice todo. Y a buen entendedor...

Salud y fraternidad.

Baruk dijo...

El caso es que todos tenemos dos caras, la nuestra y la que nos refleja el espejo. Y una de las dos no es auténtica.

Curiosa reflexión la que nos aportan los Fantos y los Cretos.

Viva la creatividad!!

Besito a mi niña bonita

**

Cat dijo...

Hola Cretos de la Fraga, muchas gracias a todos por vuestra compañia en mis andares literarios.

No os he podido contestar antes porque estoy de exámenes y mis profes son muy FANTOS!!!

Besitos y ronroneos!

P.D: guau guau al Mongui

Mongui dijo...

Guau, guau, guaaaaau ¡¡¡. Bona tarda, Cat. Moltes gràcies per les teves ronroneos. Com veuràs, després del meu Eramus polonès, ja domino el català.

Petonets de l'únic Creto de la Fraga que pot presumir d'haver dormit amb una " linda Catita".

Fendetestas dijo...

Un relato precioso, con frescura de juventud y modernidad, que nos devuelve a la infancia, al mito de Alicia, la realidad dual de la vida y a los seres que pueblan la imaginación.Muy bonito y esperanzador.

Saludos

Furacroyos dijo...

Delicioso relato. Me ha encantado, y he de reconocer que prefiero un abrigo verde a cuadros, aunque por desgracia he de llevar maletín. Me ha parecido ver a Jano, con sus dos caras...

Anhorabuena Cat.

Mongui dijo...

Me parece muy requetebién Furacroyos. Y, además, un comentario muy, muy bonito. Pero estírate un poquito y habla con tus "coleguillas", esos Fantos de la Universidad "polaca", a ver si le ponen un "sobre" a Cat en Derecho internacional privado.

¡Anda, tío, que tú puedes¡. O tu cartera y tus tobillos, se las verán conmigo el lunes.

Furacroyos dijo...

Ufff! Acudiré presto a la primera reunión de Fantos ilustres, y postularé a Cat para la distinción solicitada que, a la vista del relato, será bien merecida. Ya puestos podría haber sido una MH, pero eso es como fruto con patas perseguido.


Publicación 2006
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.