hola! bienvenidos

viernes, 12 de diciembre de 2008

Un lugar en el tiempo

.
.






.

.
.
.
Hay un lugar en el tiempo,
en un tiempo sin tiempo,
en un tiempo quieto,
cuyos mapas ocultan la fuerza
y la sensibilidad de la imaginación.

Tiempo quieto,
como el captado en la instantánea
del disparador de una cámara fotográfica,
que en lugar de fraccionarlo en segundos,
reproduce un lugar nacido en centurias y milenios.

Lugar donde se aposenta y vive,
con todo su poderío, la Luz.
Luz alta y terrible como un dios,
o declinada, como animal de fuego hacia el crepúsculo
arrastrando con ella todo el cielo
hacia la línea donde no acaba, ciertamente, el mar.

Luz que rebota en todas direcciones.
Luz que cubre la franja del espectro
donde se acentúan los tonos evanescentes blancos,
cegadores como la sola propiedad de la niebla del amanecer.
Blancos cegadores y dorados de las tardes, estrellándose
con la total gama de azules infinitos sintetizados en el añil.
Dominio y extensión del aire y latitud sin mengua del mirar...

Vivo en ese lugar
donde la prisa no es muy apreciada,
donde el rumor del agua tiene un contenido,
donde el amor es necesidad carnal y estética,
donde las cosas, más que verse se presienten.

Donde la palabra sobra,
donde la vida es el calor del cuerpo y luz en los ojos,
Donde la realidad son sueños y
Donde los sueños fantasía.
Vivo en ese lugar en el tiempo...

Perdón por mi suerte de vivir en Almería.




3 comentarios:

Alkaest dijo...

Una vez estuve en Roquetas, por cosas de trabajo, promociones y todo eso. Y tan sólo pude vislumbrar Almería, y sus murallas, cuando me trajeron y llevaron al aeropuerto. Sin embargo, fue suficiente para quedar "encantado y preso", de una tierra donde la vida (no el turismo, no, hablo de "la Vida" con mayúsculas) está como interiorizada pero presente, con un magnetismo particular. En cierto modo, me recuerda algo las Canarias...

Salud y fraternidad.

carmina dijo...

preciosa descripcion del tiempo, y la luz que envuelve toda la vida, en ese maravilloso lugar.
saludos carmina.

PILARA dijo...

Quizás por eso algunos vivimos hechizados en estas tierras, resultándonos tan difícil escapar del embrujo de la luz y el aire que nos envuelve, permaneciendo ensimismados con el hechizo de los espacios que nos rodean y la fascinación que nos proporcionan todos los encantos del ambiente cálido que nos obsequian, no sólo la climatología, sino también los seres que habitan este fascinante lugar.

Besitos llenos de salitre playero incluso en plena Navidad.


Publicación 2006
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.